Organización

No siempre grande es seguro

No siempre grande es seguro


El creciente mercado de vehículos de pasajeros de gran tamaño es impulsado por la idea de que un auto más grande es más probable que en caso de accidente sea muy seguro.

¿Es realmente así?

Hay una gran cantidad de personas que asocian el tamaño con la seguridad que proporciona un vehículo. La lógica en este caso nos hace imaginar que un auto pequeño terminará mucho más destruido en un impacto que uno más pesado y de mayor tamaño. Pero, una cosa es la lógica y otra es la realidad.

Análisis

Analizando el tema desde el punto de vista científico, la ciencia nos dice que a la misma velocidad un cuerpo de mayor masa posee mayor energía cinética que otro de menor masa. La energía cinética es la que adquiere
un cuerpo cuando comienza a moverse, energía que se dispersa en otras energías cuando el vehículo se tiene que detener suavemente o bruscamente, es decir, cuando frenamos la energía cinética se dispersa en forma de calor a través de los frenos, y cuando se choca la energía cinética se transforma en calor, sonido, deformación de los cuerpos y una serie de reacciones físicas más. Nosotros, como cuerpos, tenemos también nuestra propia energía cinética, pero al ir contenidos en un vehículo en movimiento, estamos expuestos a las consecuencias que nos pueda traer el auto.

Teniendo en consideración estos simples datos, deducimos que en caso de accidente un vehículo más grande y pesado tarda mucho más en detenerse que uno más pequeño y liviano, esto porque el grande debe dispersar mucha más energía.

Diversos Aspectos

Otro punto que por ejemplo debemos analizar a la hora de pensar en un vehículo seguro es la altura del suelo del auto. Físicamente as denominadas Jeepetas tienen un centro de gravedad alto, por lo que al derrapar o enfrentarse a movimientos bruscos tienden más fácilmente a volcarse. El centro de gravedad es simplemente un punto de equilibrio de un objeto.


Finalmente

Cuando va a comprar un automóvil pensando en seguridad, es importante evaluar el uso que se le dará al auto para elegir el tamaño, y luego ocuparse si el vehículo que estamos escogiendo ha sido valorado por instituciones nternacionales que evalúan la seguridad de los vehículos como la Euro NCAP europea o la IIHS (Insurance Institute for Highway Safety) americana.


Por: Maurizio Frigati
Técnico Automotriz / Periodista del motor
E-mail: contacto@autosydeportes.com