Padres de Hoy

5 Pasos para dejar de ser pasivo-agresivo

5 Pasos para dejar de ser pasivo-agresivo

 

 

 

 

 

Hay muchas maneras en que podemos responder a los conflictos. Podemos enfrentar de frente y decir lo que sentimos, o podemos eludir el tema y mantener nuestros sentimientos.

Aunque hay diferentes niveles de agresión pasiva, lo más probable es que hemos sido o bien en el extremo receptor de una persona agresiva pasiva o que nosotros mismos nos han exhibido este comportamiento en algún momento u otro. Y sabemos que es improductivo e incómodo para todas las partes involucradas. Entonces, ¿cómo pueden los que tienen una tendencia a la agresión pasiva aprender a responder de manera diferente al conflicto?

Reconoce el comportamiento

La mejor manera de cortar de raíz este comportamiento es tomar conciencia de cómo estás reaccionando. Normalmente, este tipo de comportamiento se debe a un deseo de complacer a los demás. Puede ser que estés tratando tratando de evitar algún conflicto, no hacer nada mal y aparentar confianza, o tienes miedo de ser rechazado o criticado. Así que en lugar de comunicar tu desacuerdo o insatisfacción con franqueza, transmites tu desacuerdo a través de conductas agresivas pasivas comunes, como el sarcasmo, el chisme o darle a alguien el tratamiento del silencio.

Presta atención a cómo respondes en ciertas situaciones y anota en qué escenarios te llevan parece que a un comportamiento pasivo-agresivo.

Identifica lo que te detona

Una vez tengas una lista de los tiempos y las situaciones en las que has reaccionado de manera agresiva pasiva, puedes empezar a ver si hay algún patrón. ¿Qué podría estar provocando esta reacción en ti? Hazte preguntas como: ¿Dónde estaba? ¿Quién era yo con…? ¿De qué estábamos hablando? Esto hará más fácil para detenerte la próxima vez que estés en el mismo tipo de situación. Debemos ser conscientes de los factores desencadenantes, tomar diez segundos antes de responder y así nuestra respuesta vendrá de un lugar de la claridad y la sabiduría.

Escucha y observa

¿Alguna vez te detuviste a escucharte mientras hablas? Cuando estás aprendiendo cómo ser menos pasiva-agresiva, esto puede ser especialmente útil. Observa el idioma que usas cuando está en modo pasivo-agresiva.

Algunas de las frases pasivas-agresivas más comunes son: "Está bien", "Lo que sea", "Pensé que lo sabías", "Sólo estaba bromeando" , "¿Por qué estás tan enojado?".

Si aprendes a reconocer cuando estas siendo pasivo-agresiva, puedes detenerte y cambiar la forma en la que te estas expresando.

Cree en tus palabras

Un estudio llevado a cabo sobre el tema de la agresividad pasiva encontró que las personas cuyos padres eran más controladores eran propensas a convertirse en personas cerradas, retraídas y frías en sus relaciones adultas. Uno de los efectos de vivir en un ambiente controlado es que nuestras voces pasan desapercibidas.

Si creemos en nosotros mismos y lo que tenemos que decir y nos respetamos lo suficiente para mostrar cómo nos sentimos, entonces es más fácil que lleguemos a ser más asertivos en cómo respondemos a los demás.

¡Eres una Prioridad!

Cuanto más creas que tienes el derecho de expresar tus deseos y necesidades, tendrás menos probabilidades del temor de dejarte llevar por las opiniones y rechazos de los demás.

Entonces, ¿cómo te enseñas a ti mismo de que tus necesidades son tan válidas como las de cualquier otra persona? Debes darte prioridad a ti mismo. Al hacer esto aprenderás a entender que puedes obtener respuestas a tus necesidades comunicandote claramente.