Padres de Hoy

Desafíos de una madre moderna

Desafíos de una madre moderna


Es un gran reto para la madre moderna equilibrar la vida laboral y familiar, convirtiendo su rutina de vida en un constante desafío para demostrarle a la familia y a si misma que ella tiene el control.


La madre moderna tiene varios desafíos que necesita lograr:

Construir un espacio para el desarrollo en pareja. La primera etapa de la maternidad demanda una madre a tiempo completo, y deja en un segundo plano el desarrollo laboral y también el afectivo. Aquí es donde aparece el primer desafío, retomar la importancia de la pareja en sacar adelante un proyecto de vida que han comenzado juntos. La mujer tiene que ser creativa y poner de su parte para renovar la vida en pareja que es tan importante como la de los hijos.

Lograr comprometer a la familia en ser moderna. No se puede ser mamá moderna en una familia no moderna, ninguna mujer puede aspirar a cumplir bien su rol si su esposo y sus hijos demandan un 100% de ella. Su gran desafío es hablar con su esposo y definir la estructura familiar y asignar responsabilidades.

Establecer costumbres dentro del hogar. Una forma de afianzar la relación filial y darse el tiempo para conocer a los hijos es establecer costumbres entre ambas partes. Rutinas de contactos durante el día .

No delegar lo indelegable. Parece obvio, pero no lo es. No se puede delegar la construcción de la relación madre e hijo, que se da al hablar, al conocerlo, al enseñarle cosas, hay actos que la madre debe tratar de no postergarlos ni encomendárselos a otras personas.

No aspirar a la perfección. Una madre que aspira a la perfección está perdida, la madre ideal existe sólo en los cuentos, y así lo entienden también los hijos. Ellos buscan esencialmente sentir que su mamá se preocupa por ellos y los quiere.

No abandonar a los hijos por el trabajo. Una madredebe ser capaz de poner límites a su jornada laboral, de tal forma que ésta no termine absorbiéndola en perjuicio de su pareja e hijos. Si una mujer trabaja sin límites el riesgo de dejar abandonados a sus hijos es grande.

Desarrollar una vida propia. La madre debe darse un momento de distensión que le permita cambiar el switch y bajar la tensión que le produce su rol en el trabajo y con sus hijos, frente a los cuales siente que no puede mostrarse débil.

Reencantarse con la familia y consigo misma. Las madres tienden a desencantarse con ellas mismas porque sienten que no pueden cumplir con las expectativas que se han forjado. Como resultado les baja la autoestima, trabajan mal, deprimidas y enfadadas con ellas mismas.