Padres de Hoy

Como vestirse bien sin gastar mucho dinero

Como vestirse bien sin gastar mucho dinero


Consejos para comprar con poco y sacarle mayor provecho a lo que tienes en el closet.

Si cada vez que vas a salir te das cuenta que no tienes nada adecuado para la ocasión, es el momento idóneo para abrir tu closet, sacar lo que no te sirve y comprar nuevas piezas, muy lindo el consejo ¿verdad? pero... con esta crisis económica de seguro que no dispones de mucho dinero para renovar tu ajuar.

No te desanimes, el secreto de las mujeres que lucen impecables todo el tiempo no es precisamente que poseen una abultada cuenta para gastos estéticos, de hecho a diario vemos personas con mucho dinero que no dan pie con bola en materia de moda.

Dicho esto, pongamos manos a la obra, como insumo para transformar tu forma de vestir y sacarle mayor partido a tu armario, para vestirse bien sin gastar mucho, aprovechando lo que ya tenemos en el closet.

¿Cual es tu presupuesto?  Saberlo determinará cuanto y donde puedes comprar.  Hay tiendas que solo por estar ubicadas en una plaza comercial son más caras, así que si tienes poco dinero, olvídate de complejos,  busca opciones populares y económicas como las importadoras ubicadas en la parte alta de la ciudad e incluso el mercado de pulgas.

Haz una limpieza. Lo hemos dicho de muchas maneras, saca lo que no te sirve y lo que te queda mal.  Es mejor tener solo una blusa que te asiente bien, que el closet lleno de "blusitas" con las que te sientes fea.

¿Que necesitas? No vayas a las tiendas a ver lo que los diseñadores te ofrecen, anota lo que realmente te hace falta. Tal vez tu debilidad sean las carteras o los zapatos, pero lo que necesitas son pantalones, sé estricta, si no puedes, ve con una amiga que sepa que no tienes mucho dinero y te controle.

Regresa a lo básico.  Los zapatos verdes que viste son muy chulos, pero… seamos sinceras ¿cuantas combinaciones puedes hacer con ellos?  No es que te límites al negro, al blanco y al marrón, sino que escojas colores,  formas y piezas que te permitan hacer el mayor número de combinaciones posibles.

Piezas que no pueden faltar en tu closet: un vestido, un pantalón y una chaqueta de color negro, una blusa blanca de margas larga, un pantalón de lino o algodón también de color blanco, dos pares de jeans, una blusa de seda (o tela similar) con un estampado que te permita combinar. Unas ballerinas, zapatillas y unos zapatos formales, te serán suficientes para empezar.

Acepta tu cuerpo: Los partos y el paso del tiempo dejan sus marcas, eso es inevitable, pero no tienes que rendirte, haz ejercicio para recuperar tu forma y tonificar tu cuerpo, mientras,  con la ropa, resalta tus atributos y disimula tus defectos.  Por ejemplo, si estas en sobrepeso disimula la pancita con blusas a las caderas y aprovecha tu escote para colocar las miradas arriba.

Ropa a tu medida: Ni muy holgada, ni muy ajustada, la medida exacta proyectará lo mejor de tu cuerpo.

Accesorios: Hasta una camiseta se ve bien cuando llevas hermosos accesorios. En el mercado hay una cantidad de tiendas que te ofrecen accesorios a precios módicos, si buscas bien encontrarás en estos lugares verdaderas joyas.

No todo es comprar

Dale nuevos usos a lo que ya tienes, atrévete a transformar y hacer que tu ropa vieja se vea diferente, la creatividad puede renovar tu closet por muy poco dinero, los amigos del Blog Trendencias.com te dicen cómo hacerlo

¿Qué tienes en el closet? Cuando decimos “No tengo nada” siempre exageramos.  Revisa bien tu armario y sácale partido a lo que tienes, divídelas en cuatro categorías: básicos, tendencias (de moda), ropa para regalar y ropa para transformar.

Dedica tiempo a mezclar prendas y probar nuevas combinaciones que harán que con prendas antiguas, tengas nuevos looks. Mírate en el espejo, no tengas miedo, y atrévete a ponerte faldas largas como si fueran minivestidos, chalecos como camisetas, minifaldas como tops o tops como faldas. Las prendas no hay porque llevarlas sólo como las has llevado siempre. Los cinturones, collares y pañuelos le darán un toque diferente a la misma ropa.

Transforma. Échale imaginación y piensa: cómo quedaría si le cambio los botones, si le cambio el cuello, puedo acortar las mangas o los bajos, estrechar la prenda, teñirla y quizás así una prenda que no te ponías pueda ser recuperable.

Prueba a añadir broches, a añadir cuentas, a estampar dibujos en camisetas, a ponerle chapas a los bolsos para cambiarlos (prueba a experimentar con los bolsos que regalan en las revistas) o a poner dibujos hechos con fieltro en bolsos y camisetas. Si no eres muy manitas, hay muchas tiendas que hacen transformaciones por muy poco dinero.