Padres de Hoy

Tres amigas, tres madres, tres maestras: un sueño

Tres amigas, tres madres, tres maestras: un sueño


Es una bendición compartir un sueño con amig@s, en este caso la coincidencia es más bien una señal divina que nos indica que vamos por un buen camino, de ello pueden dar fe y testimonio las educadoras y madres Marianelly D’Arriba, Natalia Costales de Ricart y Joanna Lara de Gómez quienes aunaron fuerzas para crear un proyecto educativo en el que los valores familiares son una base fundamental, el St. Mary´s School.


Mariannelly y Joanna soñaron casi simultáneamente con el centro educativo que hace tiempo deseaban tener, Natalia que se define Third Wheel del equipo un buen día les comentó que también había soñado que las tres fundaban una escuela que tenia por nombre St. Mary´s.

Y que bien para los niños que estas tres madres y maestras decidieron escuchar la señal y poner manos a la obra dando como resultado un espacio de enseñanza muy particular, lleno de amor y alegría para los chiquitos.

Encontrar jóvenes profesionales, emprendedoras y decididas a trabajar en equipo en una época en la que prima la individualidad es un tanto difícil, si a ello le sumamos que cada una tiene una hermosa familia, un firme compromiso de sus ideales y una vocación que las motiva día a día a esforzarse al máximo, entonces, sin dudas, estamos en presencia de tres mujeres ejemplares, a las que hay que escuchar para aprender.

Con cada una de ellas conversamos para saber como combinan su labores de madres, maestras, empresarias y amigas, un reto muy fuerte del que han salido exitosas. Son nuestras Madre de Hoy, lee esta divertida entrevista y verás que unir la amistad con el trabajo tesonero para alcanzar nuestras metas puede tener excelentes resultados.

Marianelly D`Arriba (M)es psicóloga y madre de Isabell Marie.
Natalia Costales de Ricart (N) es educadora y madre de Jaime Alberto y Sofia.
Joanna Lara de Gómez (J) es psicóloga y educadora y madre de Marco José.

¿Qué significa para cada una de ustedes ser madre?
M: Ser madre marcó un antes y un después como mujer en mi vida. Es mi mayor responsabilidad y alegría. Me hace ser cada día mejor ser humano para así poder ser mejor madre.

N: Ser madre es el estado que más nos acerca a Dios. Creamos una vida, la nutrimos, le proveemos de las herramientas para que se convierta en un ser humano íntegro y feliz. Algunos de los momentos más felices de mi vida parten de mi matrimonio y maternidad.

J: Ser madre para mí es un regalo de Dios que viene acompañado de mucha responsabilidad. Es una oportunidad de redescribir el mundo a través de los ojos aventureros de mi hijo. Ser madre es felicidad!

¿Cuáles son los mayores retos que enfrentan las madres de hoy día?
N: Todos deseamos lo mejor para nuestros hijos y creo que hay una confusión entre mejor y más. Lo mejor no es comprar todo lo que desean, que estén al último grito de la moda, o que tengan las fiestas mas chulas. Lo mejor es que crezcan seguros, amados y comprendidos PERO, simplificándolo, con empatía, respeto, tolerancia, y límites

J: Uno de los mayores retos que creo enfrentan las madres (y los padres) de hoy es criar a sus hijos con valores cuando se compite con un mundo altamente tecnológico y virtual que expone a nuestros niños a una cantidad inmensa de información que muchas veces no están en capacidad de manejar. De otra manera se convierten en seres egocéntricos e inconformes.

¿Qué rol se impone mas, las madres en el aula ó las maestras en la casa.
M: Se complementan, ser madre me ayuda a desempañarme como profesora. En mi casa soy la mama de Isabella como todas, me emocionan sus logros, comparto sus descubrimientos, me preocupo por su desarrollo pero sobre todo, que sea feliz.

N: Yo soy más madre matizada por mis experiencias como maestra. No tengo horario de clases en casa pero mis hijos han sido y son muy estimulados en cuanto a tiempo, juguetes, libros, etc.

J: En el colegio, el ser madre me ayuda a ser aun más sensible a las necesidades de mis niños y a la vez me ayuda a formar una relación empática con los padres de mis estudiantes. Si bien es verdad que los años de estudio y experiencia me ayudan a tomar decisiones conscientes en cuanto a ciertas situaciones que pueden surgir en la casa (establecimiento de rutinas, algo de disciplina, etc.); la verdad es que cuando entro por la puerta de mi casa o estoy con mi familia, me quito mi sombrero de educadora y soy simplemente mamá.

¿Qué funciona más la estricta disciplina o la flexibilidad?
J: Soy fiel creyente que la clave del éxito en este aspecto esta en combinar la estricta disciplina con la flexibilidad. Establecer reglas claras con límites establecidos y a la vez saber cuando ceder y ser flexible. Los niños (como todo ser humano) necesitan sentirse protegidos y queridos, las reglas y los límites le proporcionan esto. Pero a su vez viven clamando sus derechos y quieren sentirse que son parte de una “democracia”, el saber cuando ser flexible les da este sentimiento.

¿Cuál es la mejor manera de integrarse a la formación escolar de los hijos?
M: El niño debe saber que lo que hace en la escuela tiene importancia y valor para sus padres, como: discutiendo como le fue en el día, elogiando sus trabajos, ir a leerles un cuento a sus compañeros, participando de actividades dirigidas a los padres y asistiendo a la entrega de evaluaciones entre otras. Esta integración debe ser de ambos padres.

J: Si el tiempo y el trabajo no nos permiten estar ahí todos los días es importantísimo leer las comunicaciones escolares, preguntarle a sus hijos que hiciste, como te fue, como esta menganito o zutanito, asistir a las reuniones, ir personalmente a recibir las evaluaciones, asistir a las presentaciones, etc. Dependiendo del colegio, hay momentos en que los padres pueden involucrarse en ciertas actividades y estas deben ser aprovechadas. Los colegios están llenos de niños presentes y de padres ausentes, en un mundo ideal los colegios estarían llenos de familias presentes.

En una oración, ¿Cuál es la enseñanza más importante que les han dado sus hijos?
M: Isabella me ha enseñado a detenerme y disfrutar cada momento. Me ha enseñado ha ser mejor ser humano y sobre todo un amor inmenso.

N… Jaime y Sofia me han enseñado que mi mamá tenia razón cada vez que me dijo, “deja que tu tengas los tuyos”!

J… Mi hijo me ha ayudado a vivir mi vida día a día y devuelto a mi un entusiasmo y alegría que no sabia que en la rutina diaria había perdido.

Madres emprendedoras, con un proyecto que esta iniciando, cómo hacen equilibrio con la vida familiar, para no descuidar uno u otro aspecto.

M. Es extremadamente difícil por que todas demandan de tu tiempo pero se trata de hacer un balance. Mi familia juega un papel importante su apoyo y ayuda son indispensables para poder ser eficiente.

N. Ahora mismo a nivel de tiempo es difícil. Le dedicamos al Colegio todo el día y esto implica mucha dedicación y energía. Básicamente trato de dar calidad más que cantidad, por ahora, y los fines de semana son totalmente familiares. De todos modos al ser tres nos apoyamos en lo que necesitemos.

J. El que este proyecto sea un colegio me permite estar muy presente en la vida de mi hijo. En cuanto a la vida familiar, creo que la clave esta entonces en calidad de tiempo mas que en cantidad. Gracias a Dios cuento con el apoyo de mi esposo quien entiende por lo que estoy pasando en estos momentos y me ayuda cuanto puede.

Por el tipo de trabajo que realizan, están en contacto con muchas madres, que creen ustedes que anda buscando la madre dominicana y en que podría decirse que están fallando.

N. Las madres en general buscan un lugar donde puedan dejar a sus hijos con la tranquilidad de que están seguros y en un ambiente enriquecedor y estimulante como el que tenemos en St. Mary’s School. Tal vez fallamos en que muchas veces tomamos la salida más conveniente (cercanía o fama por ejemplo) en lugar de informarnos bien sobre el sistema y la calidad del programa de la escuela en cuestión.

J. Como madres queremos ofrecer a nuestros hijos lo mismo o más de lo que tuvimos y aunque el sentimiento es noble muchas veces nos perdemos en el significado de estas palabras. Es aquí donde creo que esta el error. Nos envolvemos en el afán de llevarlos a “la mejor” escuela, “la mejor” clase de esto o aquello, “la mejor” ropa, zapato, etc., que perdemos de vista que el propósito de que nuestros hijos sean niños esta en que vivan su infancia con suficiente tiempo para ser niños sin comprometer aquellos valores que como familia consideramos como importantes.