Padres de Hoy

¿Cómo desarrollar una relación de confianza con nuestros hijos?

¿Cómo desarrollar una relación de confianza con nuestros hijos?

 

 

 

 


Lograr la confianza de nuestros hijos es producto de un acercamiento continuo y una entrega de amor. Comunicarse en la familia implica tener un tiempo para conversar con nuestros hijos, hacer actividades en conjunto y escucharlos cuando nos necesiten.


Ø Dedícales tiempo.

Ø No los presiones; deja que ellos sean los que hablen de algún tema que les interese.

Ø Hazles saber que estás cerca de ellos para escucharlos y ayudarlos.

Ø Dales seguridad y que se sientan amados y aceptados, no reacciones con enojo o juzgues.

Ø Siempre habrá una solución prudente y positiva para solucionar los problemas.

Ø ¡Nunca traiciones la confianza de tus hijos!

Ø Es importante que hables con honestidad y prudencia.

Ø Combina labores y responsabilidades con momentos de diversión, de esta forma harás que la relación entre padres e hijos sea de plena confianza.

También puedes leer: 10 valores para convivir en familia

Comparte tiempo con tus hijos.Lograr la confianza de nuestros los hijos depende menos de “buenas técnicas”, que de una buena relación previa. Y las buenas relaciones requieren tiempo. Una actividad compartida puede ser un trabajo o una entretenimiento: arreglando algo en la casa, lavando los platos, saliendo juntos a caminar, etc. No se puede esperar que nuestros hijos tengan confianza en nosotros de la nada. Necesitan de un contexto natural, y eso significa invertir tiempo juntos.

Pregúntale a tus hijos cosas de las que ellos quieran hablar.Una manera de lograr la confianza de nuestros hijos es preguntarles lo que ellos quisieran contarnos o saber. Investigaciones recientes, realizadas con niños acerca de los temas que más les interesaría conversar con sus padres, arrojó los siguientes temas: Acerca de la vida de sus padres, temas emocionales, de sus juegos y hobbies etc.

Buenos momentos para conversar.La hora de dormir puede ser un muy buen momento para compartir, contar algunas experiencias del día, hablar sobre algunos problemas. Cuando las luces están apagadas, las barreras tienden a desaparecer. Es más fácil así hablar con el lenguaje del afecto.

También a la hora del almuerzo familiar es una oportunidad en que generalmente están todos y donde puede preguntarse acerca de los que les ha pasado durante el día, intereses nuevos que tengan, amigos etc.

Abre los canales de comunicación. Si abrimos los canales de comunicación la confianza de nuestros hijos será mucho mayor, Los niños se sienten en confianza, queridos, valorados y orgullosos cuando son escuchados con atención y se les da la oportunidad de explicar.

Te recomendamos leer: La comunicación con nuestros hijos: un aspecto vital en la crianza

El buen humor, la serenidad, la paciencia, la exigencia, escuchar, dedicar tiempo, reconocer sus limitaciones, destacar las virtudes, son elementos importantes para ganarnos la confianza de nuestros hijos.

Artículos relacionados:

Comunicación positiva: Hablar y dialogar con nuestros hijos

¿Cómo mantener una familia unida?

Los 6 problemas de la familia