Padres de Hoy

Juega con tu hijo y comparte su felicidad

Juega con tu hijo y comparte su felicidad

 

 

 

 

Todos los padres quisiéramos ver nuestros hijos riéndose a carcajadas y disfrutando al máximo de alguna actividad o juego que realicemos con ellos. El juego tiene un valor incalculable en el desarrollo de nuestros hijos. Por lo que, la manera en que lo practique puede ser un gran motor y estímulo para su crecimiento

Consejos para crear un mayor vínculo con tu hijo a través del juego:

1. Crea un área de juego para tu hijo. Aunque no cuentes con un patio o un gran jardín, el simple hecho de que tu hijo tenga un lugar para divertirse libremente realizado por ti lo hará feliz, así que busca un espacio en tu hogar en el que pueda tener actividades como armar, dibujar o recortar.

2. La diversión es gratis. Es importante que tu hijo sepa que para divertirse y reír no es necesario el dinero, que entienda que la capacidad de disfrutar está en el no en los juegos o en las cosas. Qué puedes hacer?

  1. Léele cuentos y cambia el nombre del protagonista por el suyo, eso lo hará sentir especial y reforzara su autoestima.
  2. Enséñale los colores a partir de las combinaciones que se pueden hacer con los tonos primarios y relaciónalo con algo conocido por él, quedara fascinado con la diversidad de colores.
  3. ¡Bailen! o canten juntos. También puedes decirle adivinanzas, que a los niños les encantan. Hay libros infantiles con cientos de propuestas de pasatiempos.

3. Aprovecha todo lo que tengas. La actividad de recortar y pegar tiene un valor es favorable para la coordinación ojo-mano, por lo que puedes darle unas tijeras de punta redonda y un montón de revistas viejas para que las corte como quiera, por ejemplo:

  1.  Hacer que rompa las cartas o papeles que ya no quieres, todos los niños disfrutan de romper y arrugar papeles.

4. Ambienta su sitio como sabes que le gustaría. El lugar en el que juegue puede tener un ambiente que a tu hijo le resulte atractivo, así que deja que tu creatividad te ayude y juntos hagan con cartulinas, cajas, telas, colores, etc. el espacio más divertido del mundo.

5. La última pieza y más significativa: tu compañía. Tu hijo puede divertirse con las pelotas o muñecos que tenga, pero es más emocionante y divertido sentir tu presencia y que disfrutes con él. Organízate para dedicarle un tiempo diario en el que nada será más importante que el tiempo juntos, hazle saber que tienes una cita con él y que no le fallaras.

Durante su infancia, tu hijo acumula muchos tipos de aprendizaje. Si tú llenas su niñez de recuerdos amables, tu hijo habrá desarrollado una capacidad a prueba de balas para divertirse.

Artículos relacionados:

Invertir en la química de las relaciones

Lenguaje del amor en los hijos

Los padres deben dedicar tiempo de calidad a sus hijos