Padres de Hoy

Mis hijos, tus hijos y nuestros hijos

Mis hijos, tus hijos y nuestros hijos


Las familias compuestas son hoy muy comunes, los padres solteros con hijos, o los padres separados con hijos, deciden volver a casarse o a convivir. Esto crea un núcleo diferente, con nuevos valores, nuevas reglas y nuevos retos.


Los primeros meses, y a veces los primeros años, de una familia compuesta suelen ser complicados, ya que empatizar con niños que no son propios puede resultar difícil. La clave para organizarse está en la comunicación, en el establecimiento de normas claras y en el respeto por los demás.

Algunos consejos para que la relación funcione:

-Los padrastros-madrastras no se deben forzar ni apresurar a querer a los hijos de su nueva pareja.

-Los niños no se deben presionar para que quieran y acepten a la nueva pareja.

-No debes forzar a los niños a que sean amigos de sus nuevos hermanos. De todas las relaciones, ésta es la que más rápido se establece, así que dales tiempo para adaptarse a su propio ritmo.

-Puedes ayudarlos a integrarse entre ellos propiciando cenas familiares, juegos en equipo y salidas juntos.

-Debe haber igualdad entre hermanos. Todos los niños deben tener los mismos derechos y los mismos deberes. No hagas diferencias entre tus hijos, los de tu pareja y los de los dos.

-Es bueno establecer los roles de cada uno de los miembros de la nueva familia.

-Habla con tu pareja sobre el nivel de autoridad que van a tener con los hijos del otro y lleguen a acuerdos puntuales.

-Es importante poner reglas claras de comportamiento para todos y llegar a acuerdos.

-Intenta dedicar tiempo de calidad a cada uno de los miembros de la nueva familia, es especialmente importante que pases tiempo a solas con tus propios hijos.

-Nunca dejen de lado a la familia de origen, permitan que los niños mantengan el contacto con el padre o madre con el que no viven ahora.

-Creen un buen ambiente de tranquilidad, para que los niños se sientan cómodos en su nuevo hogar..

-Nunca les pidan a los niños que llamen mamá o papá a su nueva pareja, si ese cambio no se da de forma natural, déjenlo así y no lo impongan.

-No hables mal de tu ex pareja frente a los niños.

-No dejes que tu nueva pareja hable mal de su ex frente a los niños.

-Trata, en la medida de lo posible y por el bien de los niños, de tener una relación cordial con tu ex pareja, y pídele a tu nuevo compañero que haga lo mismo con su ex.

-Ten siempre en cuenta las preocupaciones de todos, escúchalas y trabájalas para mejorar.