Padres de Hoy

Qué esperan tus hijos de ti: ¿Te lo has preguntado?

Qué esperan tus hijos de ti: ¿Te lo has preguntado?



 

 

 

Los padres deben dedicar tiempo a sus hijos/as, y analizar seriamente qué ellos necesitan. Es común preguntar y comentar habitualmente qué un padre quiere de su hijo, ¿pero cuántas veces se han preguntado qué esperan los hijos de usted?

Te recomendamos leer: Lenguaje del amor en los hijos

En esta ocasión decidí solo compartir con ustedes uno de esos mensajes a los que se le da forward en la red. Veamos una revelación sobre lo que un hijo espera de sus padres:

1.- COMPRENSIÓN. Sé que ustedes trabajan pero yo estudio (aunque no parezca), no soy multiusos también me canso, no soy perfecto tengo errores, ayúdame a mejorar; me gustan cosas diferentes a las de ustedes, los tiempos cambian y las costumbres también, compréndeme, soy diferente a ti. 

2.- RESPETO. Respeta mis decisiones, respeta mis opiniones, ellas reflejan mis gustos, por lo mismo respeta mis preferencias. Respeta mi privacidad, tengo derecho a guardar secretos, respeta mis sueños y metas, tal vez no sean lo que tú deseas pero deseo cumplirlos.

3.- APOYO. Cuanto necesito de él, es mi fuerza para poder cumplir todos mis sueños y deseos. Apóyame en lo que elija en mi vida, ya sea mi carrera, mi novia o novio, mis amigos, o en las metas que me plantee. 

4.- ESCUCHA. Escucha cuando te hable no sólo hables tú, escucha mis historias, demuestra ganas de escucharme. Escucha mis problemas e inquietudes, mis sentimientos, mis reclamos y mis gritos, escucha mis alegrías y festejos. Por más insignificantes que sean las cosas que te cuento, escúchame, lo necesito.

5.- ORIENTA. Tal vez lo has intentado y no te hemos seguido, perdóname por no hacerlo, pero por favor nunca dejes de aconsejarme y guiarme. Tú eres la experiencia, lo reconozco, pero no me obligues tampoco a seguirte, déjame caer y fallar, me va a ayudar para el futuro.

Pero lo más importante:

Sé mi ejemplo, mi modelo a seguir…

No me exijas cosas que tú no das, no me exijas paciencia si tú me gritas, no me exijas respeto si me insultas y ofendes, no pidas que cumpla lo que prometo si tú no lo haces, no me pidas amor si no me lo das, no me pidas besos y abrazos si lo que recibo son gritos y golpes.

También puedes leer: Educando con el ejemplo

Yo te quiero y mucho, me encanta que seas mi papá/mamá, me encanta estar contigo… pero así como tú me pides cosas, yo también te las pido, y no por venganza sino por necesidad.

La autora de este artículo es la psicologa Kedmay Klinger.

Artículos relacionados:

Cosas que debes hacer con tus hijos todos los días

El secreto para nutrir la valía de tu hijo(a)

Los padres deben dedicar tiempo de calidad a sus hijos