Padres de Hoy

¡Yo no lo pedí!

¡Yo no lo pedí!

En la actualidad puede ocurrir que en algunas familias uno de los hijos asuma el papel y la responsabilidad de los padres. Los padres se encargan del cuidado, protección y desarrollo de los niños, mientras que los hijos deben crecer, aprender, jugar, desarrollarse y vivir las etapas de vida que le corresponden.

Los hijos que asumen el papel de los padres no lo escogen porque esto se dialoga en una mesa padres e hijos, sino porque se puede dar lo siguiente:

·El hijo siente que sus padres o uno de ellos no puede encargarse de su propia vida.

·Los padres se muestran temerosos y angustiados la mayoría de las veces.

·Se le olvidan cumplir con las responsabilidades de la casa.

·Actitudes de descuido hacia los demás miembros como por ejemplo un hermano.

· Una crianza y educación negligente, donde los padres no saben lo que hacen sus hijos.

El hijo que asume este papel, y los padres son conscientes pero no les preocupa. Así el niño se encarga de las responsabilidades de la casa como por ejemplo lo que se va a comer, si tiene edad suficiente sale a comprar esos alimentos, también puede ser quien cambie, ayude con las tareas y alimente a sus hermanos, incluso quien tome las decisiones del hogar como si fuese el encargado de la familia.

Este hijo quien hace la función de padre de sus hermanos o padres de sus propios papás se le conoce como hijo parental porque asume una función y un comportamiento que no está acorde a su edad y lo lleva innecesariamente a convertirse en un adulto lo que afecta su desarrollo humano e integral.

¿Qué ocurre con este niño que asume una función que no le corresponde?

1.Estas tareas que no le corresponden comienzan a ser una pesada carga en su vida sin importar la edad que tenga.

2. El niño comienza a sentir impotencia, ansiedad, estrés.

3. Resentimiento hacia sus padres por las responsabilidades tan grandes que está asumiendo.

4.No tiene tiempo de jugar con sus amigos, de divertirse y de vivir lo que un niño de su edad le corresponde.

5.Puede generalizar este comportamiento y también asumirlo en la escuela con algunos compañeros o maestros.

6.Llegar a convertirse en un ser humano amargado para quien la vida no tiene sentido. Ser pesimista en vez de optimista.

7. Hacer comparaciones sobre que su vida es diferente a la de sus compañeros quienes pueden jugar, salir a divertirse y en vez de cuidar a sus hermanos pueden jugar con ellos.

8.No tienen tiempo de actividades extracurriculares por la cantidad de tareas en la casa y con los hermanos lo que los hace sentir desdichados.

La realidad de un niño que asume responsabilidades y roles que no le corresponden es muy triste, ya que este esté ser humano no está viviendo lo que le toca vivir por lo tanto ira creciendo con sentimientos negativos, no tendrá sueños o deseos en la vida por la idea de que con las responsabilidades que tiene no los podrá lograr.

Ante esta situación los padres deben tener los ojos abiertos y reflexionar si su hijo está asumiendo un papel que no le corresponde, si por ejemplo cuida mucho de su hermano y no está realizando actividades acorde a su edad. Es el momento de evaluar cómo está la familia y si identificas que esta situación puede estar ocurriendo es el momento no de asumir culpas sino de asumir la responsabilidad realizar los cambios necesarios para que tu hijo deje de ser el hijo parental y pase a ser un niño feliz.

Para esto quiero compartir contigo varias herramientas:

1.Reconócelo:Siéntate a dialogar con tu hijo y haz un ejercicio de reconocimiento donde le puedas decir lo feliz y orgullosa que estas de quien es, de sus virtudes, cualidades y capacidades, toma un buen tiempo para hablar con el de todas las cosas buenas que tiene.

2.Agradece:Dale las gracias por toda la ayuda que te ha dado con los hermanitos o cosas de la casa, explícale que ha sido de mucha ayuda pero que ahora te gustaría que te ayudara de otra manera y ahí le hablas de actividades para su edad etc., (de ahora en adelante mami y papi se encargaran de tomar las decisiones y de atender más a tu hermanito mientras tú vas a jugar con él, hacer tus tareas, salir con tus amigos etc.)

3.Tiempo de Calidad: Es importante que los padres hagan actividades diferentes con este hijo que era parentalizado ya que pueden venir algunas situaciones donde él quiera continuar con la conducta.


4. Evitar:delante de tu hijo decir frases como: estoy muy cansado ya no puedo más, tirare la toalla con esta situación etc.

5.Buscar ayuda profesional:Si aun llevando a cabo estas estrategias no ha sido posible que el niño deje de asumir el rol de padre es menester buscar ayuda con un profesional de la salud mental.

Si identificas que esta situación está ocurriendo en tu familia es el momento de tomar acción para así evitar las consecuencias futuras y negativas en la vida de tu hijo y sobre todo para que como padre puedas realizar de manera extraordinaria la tarea principal de todo padre; Velar por el desarrollo integral de sus hijos.

Para terminar quiero compartir contigo esta frase de mi autoría:Ser padres implica ser pacientes, comprensivos, respetuosos pero sobre todo implica amar a nuestros hijos de forma incondicional.






Jeymi Febles

Psicóloga, Terapeuta Familiar y de pareja

Autora del libro: ¨Aprendiendo a ser mamá¨

Artículo relacionado 

Asegúrate que tu niño se sienta amado