Padres de Hoy

Ataca de raíz los problemas en el matrimonio

Ataca de raíz los problemas en el matrimonio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el matrimonio se presentan situaciones y conflictos que puede afectar la relación, estos deben identificarse a tiempo, conversarlo con la pareja y atacarlos de raíz.

Estas son las situaciones más comunes en una relación matrimonial: 

Egoísmo. Sucede cuando uno de los dos no tiene ánimo de conversar e impide una verdadera comunicación, si no está disponible por que está cansado, tiene sueño o se siente mal, y en lugar de conversar simplemente decide dormir.

Se acabaron las críticas

Activismo. A veces estamos tan envueltos en las actividades y responsabilidades cotidianas que descuidamos la conversación amena y en paz con nuestra pareja, afectando esto tarde o temprano la relación.

Agresividad. Las ofensas cortan instantáneamente la disponibilidad de escuchar en la otra persona, lo mejor es buscar las palabras que tengan el significado de lo que queremos decir pero sin ofender. Es imposible pedirle a una persona que escuche y entienda si esta ofendida.


Adivinanzas. Por más tiempo que tengas conviviendo con tu pareja no puedes predecir cien por ciento lo que piensa, es mejor consultar para saber realmente los deseos del otro y llenar sus expectativas.

Entendiendo a mi pareja

Miedo de hablar. Aunque existan temas difíciles de tratar si lo hablamos dentro de un marco de respeto, cordialidad y amor pueden llegar a superarse. Es importante escuchar a nuestra pareja, motivarla y hacerle sentir que las cosas se pueden tratar y arreglar hablando.

Temas que se deben hablar en pareja

Silencios. El silencio es un bloqueo o barrera para la comunicación por que puede llevar a malas interpretaciones, aunque en algunos momentos el silencio es la mejor salida, cuando hay una discusión fuerte, el silencio puede empeorar las cosas. Es importante en estos casos no dejarnos llevar por el orgullo y conversar.

Artículos relacionados

¿Sabes cómo edificar un matrimonio sano?

Cuando los niños ocupan todo el tiempo

Cuando caemos en las redes