Recreación

Alcázar de Colón

Alcázar de Colón

 

 

 


Alcázar Virreinal de Don Diego Colón

Iniciaremos nuestra serie de artículos conociendo el Alcázar Virreinal de Don Diego Colón, cuya ubicación está en la calle Isabel la Católica, frente a la Plaza España, en la Ciudad Colonial. 

La construcción de esta majestuosa obra inició a finales de 1510 y ya para 1512 estaba habitado por la familia de Don Diego Colón, quien era en ese entonces virrey de las Indias, tercer gobernador de la Española e hijo primogénito del descubridor de América, el Almirante Cristóbal Colon. 

Este monumento fue habitado por tres generaciones de la familia Colón, desde 1512 hasta 1577, fecha en que lo abandonaron y regresaron a España por motivos de salud. 

Es la única morada conocida de algún miembro de la familia Colón. En el palacio nacieron Juana, Isabel, Luis y Cristóbal Colón de Toledo, hijos de don Diego Colón y doña María de Toledo.

Durante la invasión de Francis Drake, en 1586, el Alcázar fue saqueado, y el posterior abandono que padeció dañó significativamente su infraestructura. Con el paso de los años y tras varias remodelaciones, en 1870 fue declarado Monumento Nacional. El Museo fue abierto en el año 1957, luego de una reconstrucción realizada por el arquitecto español José Barroso.

Visita guiada 

El Alcázar de Colón es una edificación de planta rectangular de dos niveles, la escalera principal es de amplias dimensiones y tiene forma de U. Además, posee dos escaleras, una en forma de caracol y la tercera que es más pequeña, en cuya planta baja se encuentra recreada la Capilla María de Toledo.

En cuanto los materiales con que fue construido este lugar cabe resaltar que predomina la piedra coralina, proveniente de las canteras de Santa Bárbara. Los muros tienen aproximadamente 85 cm de ancho y un área de 1.525 m2. La entrada principal es de estilo gótico tardío y resalta un arco, enmarcado por motivos ornamentales tallados en piedra.

Posee una colección constituida por más de 800 piezas originales de los siglos XIII al XX, todas relacionadas con los diferentes ambientes de una residencia virreinal. Entre estas se destacan los tapices, los armarios, bargueños, la colección de instrumentos musicales y las pinturas, entre las que sobresalen dos Alberto Duero y tres Rafael Pellicer.

Los horarios en que están abiertos al público es de martes a sábados de 9:00 a.m a 5:00 p.m. y los domingos de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. La contribución para entrar es de 100 pesos por adulto y los niños hasta los 8 años no pagan entrada.

Tras la visita al museo, no olvides llevar la bicicleta, pelotas, patines o patinetas de tus hijos pues la Plaza de España es perfecta para que los chicos se diviertan jugando al aire libre. 

Para más información su teléfono es (809) 682-4750