Recreación

Cine Familiar: Escape from Planet Earth in 3D

Cine Familiar: Escape from Planet Earth in 3D

Esta semana llega a las Salas de cine una divertida película para los pequeños amantes de las historias de Aliens y extraterrestres.


En la historia el famoso astronauta Scorch Supernova se encuentra atrapado por las fuerzas del mal en el lejano Planeta Oscuro (también conocido como la Tierra). El único que puede salvarlo es su hermano Gary.

El viajero espacial más famoso del planeta Baab, Scorch Supernova, es un héroe universal cuyas hazañas interplanetarias son televisadas para el disfrute de sus más ardientes fans. Con la ayuda de su inteligente hermano Gary, jefe del Control de Misiones de la BASA, Scorch se ha convertido en una leyenda al ganar el amor de la bella reportera de televisión Gabby Babblebrock y la devoción del hijo de Gary, Kip.

Escape from Planet Earth es un filme de ficciñon y animación familiar sin restricción que todos los chiquitines podrán disfrutar junto a sus padres. Un elenco de reconocidos profesionales del séptimo arte da vida a esta historia de aventura en la tierra. Dentro de las voces en español, Diego Luna y José María Yazpik prestarán sus voces para Gary y Scorch respectivamente.

Una combinación de fuerza e inteligencia se conjugan para que los protagonistas hermanos puedan salir del enredo en el que se involucran tras ser engañados por el despiadado jefe paramilitar, el general Shanker.

Hay algunos momentos geniales en la película, como el "primer contacto" de Scorch en la tierra, y la forma en toda la zona 51.

Algunos mensajes de la película

La relación de hermanos

El buen uso de la inteligencia

El manejo del ego en los niños

Esta historia no es sólo una gran lección para los niños, sino un recordatorio de que todas las celebridades o extrovertidos tienen sus debilidades.

Escape from Planet Earth es además un recordatorio de que tenemos que tomar nuestra imagen un poco menos en serio, recordando lo que realmente tiene peso y merece nuestra órbita: la atención y el afecto.

Por: Blanca González