Recreación

Actividades extracurriculares. ¿Cuándo es demasiado?

Actividades extracurriculares. ¿Cuándo es demasiado?

Las intenciones de los padres de complacer a los hijos y ponerlos en todas las clases que estos quieran puede perjudicar el rendimiento escolar y crear ciertas confusiones en sus preferencias.


Sobrecargar con actividades a los hijos lleva a que ellos vivan bajo estructuras tan organizadas que no les queda nada de tiempo libre para disfrutar de su infancia. Tampoco la familia puede disfrutar de buenos momentos juntos, pues vivirá ajustada al calendario en lugar de disfrutando de lo que una sana vida familiar ofrece. ¿Cómo saber si estamos en ese camino?

Es importante reconocer las señales de la sobrecarga de actividades porque, cuando esto sucede, los niños no comen bien, no duermen bien y dejan de tener amigos, lo cual crea un gran impacto en la familia.

Si usted no ha disfrutado de un buen momento con sus hijos por más de cinco meses, con toda seguridad esto se debe a una sobrecarga de actividades extracurriculares.

Diseñando un horario

Los niños no deben tener una actividad diaria preestablecida por sus padres, se recomienda conversar con cada uno de sus hijos para ayudarles a escoger tres actividades en su lista de prioridades. Luego habrá que establecer una disciplina respecto de esta decisión. Si su hijo quiere añadir una nueva actividad, deberá dejar de hacer una de las que venía realizando, esta pudiera ser la que menos le guste.

Lo maravilloso del tiempo libre

Limitar las actividades organizadas, dejar espacios en el calendario para todo ese tiempo libre tan importante para jugar, relajarse y estar con la familia, es algo sumamente importante para los niños. Para conseguirlo, habrá que incluir las horas necesarias para que duerman, coman, estudien y pasen con la familia cada día y aquellas que sobren serán para las actividades extracurriculares.

No impedir el juego y la diversión

Los niños en la actualidad no juegan tanto como deberían. Sería bueno darles, como en el pasado, la caja de cartón en lugar del juguete de vez en cuando, pues ellos necesitan desarrollar su creatividad e imaginación.

¿Qué pasa con los niños tímidos que gustan de la soledad?

Los padres suelen preocuparse de que algo está mal si un hijo no se muestra interesado por ser parte de un grupo u organizar alguna actividad, pero hay niños que prefieren dibujar o jugar con sus legos o rompecabezas a solas.

Momentos en familia

A los padres les sugerimos que establezcan un horario de 20 minutos cinco veces a la semana para que jueguen como familia. Se ha demostrado que esto es muy efectivo en el desarrollo de la imaginación y que, además, une a la familia lo cual disminuye el riesgo de comportamientos inadecuados e incluso de obesidad en los niños.