Recreación

Jugar, más que una necesidad

Jugar, más que una necesidad


No importa la edad de tu hijo desde bebé hasta la pre-adolescencia, jugar es más que una necesidad para los niños. Podemos recordar cuando éramos niños y jugábamos con una pelota o participábamos en juegos muy divertidos. Fueron parte de nuestra infancia y los recordamos con cariño. Como padres no podemos quitar este derecho a nuestros hijos, aunque lo podamos utilizar sabiamente como moneda de cambio a la hora de corregir ciertos comportamientos.


Los juegos son importantes en el desarrollo psicológico y físico normal de nuestros hijos. Un niño que juega y que además lo hace en familia, con los padres y con los hermanos, será un niño emocionalmente sano y preparado para la vida.

El juego en la niñez no es un privilegio, es un derecho que como padres no podemos quitar a nuestros hijos y que debemos de potenciar y ejercer con ellos. También podemos usar las nuevas tecnologías pero no como sustitutos de estos juegos de toda la vida sino como complemento, y mucho menos como un recurso para tener a nuestros hijos entretenidos y poder así descansar.

La responsabilidad de ser padre se tiene que reflejar en nuestro comportamiento a la hora de los juegos con nuestros hijos y todo lo que eso conlleva.

Busca cada día los huecos necesarios para compartir y jugar con tu hijo. Hay multitud de opciones muy divertidas, para todas las edades y que van a desempeñar un papel muy importante en la unión de la familia y en la educación de nuestros hijos.

Los niños que juegan con sus padres pueden educarse y corregirse de forma mucho más sencilla, ya que se crea una empatía especial.

Es importante que nuestros hijos también puedan usar las nuevas tecnologías y que además lo hagan divirtiéndose. De todos modos, ayudemos a que el niño juegue más al aire libre, con otros niños y con sus padres. ¡Es muy importante!

Podemos organizarles actividades de ocio en general al aire libre, como ir al parque, a visitar un lugar especial o comer en el campo, que pueden considerarse actividades lúdicas para nuestros hijos y que ayuden a toda la unión de toda la familia.