Recreación

Manualidades con sales de colores

Manualidades con sales de colores


Te proponemos hacer sales de colores con tus hijos, es una actividad fácil que los niños aprenderán rápidamente y despertará su creatividad.


Estas sales de colores podemos utilizarlas para crear unos bonitos frascos decorativos o realizar un original cuadro.


Pasos y material necesario para hacer las sales de colores

  1. Botella de cristal transparente.
  2. Sal.
  3. Tizas de colores.
  4. Hojas de papel.
  5. Cartulinas.
  6. Pegamento de barra.

Elaboración de la sal

Echa un poco de sal sobre un papel y empieza a frotar la tiza sobre la sal vertida, que se irá coloreando poco a poco. Repite este proceso con todos los colores que vayas a utilizar, creando pequeños montones de sal de diferentes colores. Se puede utilizar tanto sal fina como gorda, aunque la tiza se desgasta y colorea más fácilmente la gorda. También podemos utilizar una lija para desgastar la tiza y mezclar ese polvillo con la sal para que adquiera un color homogéneo.

Frascos decorativos
manualidades con sal de colores
Se vierte un poco de cada color dentro de la botella, con ayuda de un embudo, creando capas de diferente espesor, forma y color.

Al ir haciendo las capas se puede mover el frasco hacia un lado para que las capas sean de diferentes formas, aunque siempre con cuidado para que no se mezclen entre sí los colores. También se pueden hacer diferentes diseños cuando disponemos de un recipiente de boca ancha, colocando cartulinas para dividir el recipiente por ejemplo en cuatro espacios, se van añadiendo las capas de sales y luego se retiran las cartulinas.

Según el recipiente empleado podemos cerrarlo con su tapa, dejarlo abierto, o incluso colocar un papel decorativo con una goma elástica para cerrarlo.
cuadro sales de colores
Cuadro original

Puedes proponer a tus hijos que realicen un dibujo, o bien obtener uno de los dibujos de nuestras fichas para colorear. Lo mejor es hacer el dibujo en una cartulina fuerte o pegarlo en ella. Después vamos a aplicar pegamento de barra en todas las zonas que vayan del mismo color y echamos la sal de ese color sobre el dibujo distribuyéndola bien, de forma que se quede adherida. A continuación aplicamos el pegamento en otra nueva zona y echamos la sal del color elegido. Y así hasta rellenar todo el dibujo y obtener un original cuadro de sal de colores.