Recreación

¡Vivan las vacaciones!: La lectura, el pasatiempo ideal del verano

¡Vivan las vacaciones!: La lectura, el pasatiempo ideal del verano


Incentivar el interés por la lectura en los más pequeños es una actividad que además de entretenerlos durante las vacaciones de verano puede ayudarles a fortalecer las bases del futuro éxito escolar.


La infancia constituye una etapa decisiva en el desarrollo de la capacidad lingüística de una persona y la lectura es uno de los pilares más importantes, destacan las autoridades educativas que instan a los padres a leer a los más pequeños en las vacaciones escolares.

Según el Departamento de Educación de Estados Unidos diversos estudios indican que muchos de las deficiencias en lectura que enfrentan los adolescentes y adultos, podrían haberse prevenido si hubieran recibido el estímulo adecuado a edad temprana.

Por ello, los expertos instan a iniciar el proceso antes de que los niños cumplan los dos años, cantándoles, leyendo y hablándoles constantemente.

¿Cómo hago para apasionar a mis hijos con lectura? es la gran pregunta

Para despertar el interés de los más pequeños los expertos aconsejan:

  1. Elegir libros con abundantes imágenes y colores que narren historias sencillas.
  2. Leer por períodos cortos cada día, es una de las mejores formas de iniciar una rutina de lectura que "crezca" con el niño, aseguran.
  3. Evitar convertir el tiempo de lectura en algo rígido o una "obligación" y en su lugar ser flexible con el horario es la mejor opción, indican los expertos.
  4. No te limites a los recursos que se tengan en casa y acude a las bibliotecas públicas o las escolares en busca de mayor variedad de libros para alentar a los menores a experimentar distintas opciones.
  5. Elige libros con los que tus hijos puedan identificarse, como los que narran viajes familiares o experiencias conocidas para el niño.
  6. A medida que tu hijo crezca, busca libros que ayuden a desarrollar y estimular la capacidad de aprendizaje, advierten los expertos.
  7. Enseñarles las letras del abecedario y las palabras más sencillas o familiares en los libros es una de las formas en las que se puede ayudar a un menor a empezar a familiarizarse con la lectura.
  8. Leer los letreros y carteles desplegados en la carretera y ayudar al menor a escribir su nombre con crayolas o letras magnéticas es otra de las maneras de ayudar a los niños de tres o cuatro años a leer, según el Departamento de Educación de Estados Unidos.
  9. Leer libros con rimas, al igual que canciones y juegos, puede ayudar a los niños a mejorar su capacidad de lectura, aseguran.
  10. Una vez que los pequeños van a ingresar a al primer grado de escuela, entre los 5 y 6 años, es importante ayudarles a empezar a leer y escribir con actividades sencillas.
  11. Leer juntos en vos alta la sección infantil del periódico, pedirle ayuda para leer recetas o instarle a crear y escribir sus propias historias son algunas de las actividades que se pueden llevar a cabo para ayudarle a aprender a leer.
  12. Una vez que el menor empiece a leer, es necesario darle libros adecuados para su nivel y dedicar un momento en el día para que disfrute de la lectura, aconsejan.

Fuente: AFP/Atlanta