Recreación

Viajando con los niños en Semana Santa

Viajando con los niños en Semana Santa

 

 

 

 

En la Semana Santa muchas familias aprovechan los días no laborales para trasladarse al interior del país o al extranjero y disfrutar de unas vacaciones, por lo general muy ansiadas. Sin importar cuál sea el destino, viajar con niños necesita de una planificación especial, en la que se tomen las precauciones necesarias para asegurar que la diversión no sea empañada por los imprevistos.

¿Qué hacer con los niños en Semana Santa?

El lugar:

¿A dónde ir?

Toda la familia puede participar en la selección del lugar de vacaciones, sea este la casa de familiar o un destino turístico, lo conveniente es que a todos les agrade la idea de pasar un tiempo juntos en ese lugar.

Cuando hay niños pequeños las opciones se reducen pues hay que pensar en su seguridad y diversión, no todos los espacios están diseñados para ser visitados en familia, de hecho hay hoteles que no permiten el alojamiento de menores.

Las vacaciones son ideales para fortalecer los lazos familiares

¿Qué debo llevar?

Hagan una lista de todo lo que necesiten y revísenla punto por punto antes del viaje, es imprescindible llevar:


-Botiquín de primeros auxilios y todos los medicamentos que pudieran necesitar: antipiréticos, analgésicos, tiritas, alcohol, agua oxigenada, termómetros, tijeras, gasas, esparadrapos y vitaminas.

- El carnet del seguro médico y el libro con los centros médicos a los que pueden asistir en caso de presentarse una emergencia.

- Ropa: Un cambio para cada día, para los niños pequeños puedes llevar dos mudas de ropa por día. En el caso de los bebés, como su ropa casi no ocupa espacio, puedes llevar mucho más opciones y así ahorras tener que lavar.

- No olvides poner en el equipaje por lo menos un abrigo, gorras, sandalias y tenis.

- Juguetes: Servirán para entretener a los niños en el trayecto y para que jueguen durante su estancia.

- Las toallas, cremas para hidratar y protectores solares no deben faltar.

- Mucha paciencia: tus hijos van estar muy estimulados y emocionadas por el cambio de ambiente y toda la diversión que saben les espera, así que trata de ser un poco flexible y aceptar su algarabía como parte de las vacaciones.

Artículos relacionados

Más que diversión es lo que vivimos juntos

Hábitos saludables al conducir

La familia y la espiritualidad en la Semana Mayor